Rafael Rodríquez | Psiquiatría
16323
page,page-id-16323,page-template-default,ajax_leftright,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-theme-ver-6.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.3,vc_responsive

Psiquiatría

Trastornos de Pánico con Agorafobia

El trastorno de pánico con agorafobia es una variante que suele ir asociado con el trastorno de pánico. Una persona experimenta un ataque de pánico inesperado, y a continuación, tiene temor a la posibilidad de volver a tener otro ataque. La persona teme y evita cualquier situación que podría inducir a un ataque de pánico. La persona nunca o rara vez podrá salir de casa con tal de evitar un posible ataque de pánico que creen que es un terror extremo ineludible.

Trastornos Depresivos

Tristeza constante, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida y puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o incluso somático. En la mayor parte de los casos, el diagnóstico es clínico, aunque debe diferenciarse de cuadros de expresión parecida, como los trastornos de ansiedad. La persona aquejada de depresión puede no vivenciar tristeza, sino pérdida de interés e incapacidad para disfrutar las actividades lúdicas habituales, así como una vivencia poco motivadora y más lenta del transcurso del tiempo.

Trastorno Obsesivo Compulsivo

El TOC es un trastorno de ansiedad. Se caracteriza por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, con inquietud, aprensión, preocupación y con conductas repetitivas que son las compulsiones para reducir la ansiedad.
Las personas afectadas con TOC se dan cuenta que su conducta no es como los demás. Sus familiares y entorno social también se dan cuenta. A veces se pueden sentir culpables y los demás se pueden enfadar con ellos por no ser capaces de controlar sus compulsiones.

Trastornos de la Personalidad

Patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, tiene su inicio en la adolescencia o principio de la edad adulta, es estable a lo largo del tiempo y comporta malestar o prejuicios para el mismo.

Trastornos de la Conducta Alimentaria

Dejar de fumar es un reto muy difícil. Sin embargo, el tabaco sigue siendo la principal causa de muerte evitable en Europa. Las terapias para dejar de fumar que incluyen tratamientos farmacológicos y la ayuda del médico se están consolidando como una de las mejores alternativas para abandonar la adición a la nicotina. Aunque el fumador puede verlo como un reto imposible. Abandonar el tabaco es posible, contacta con nosotros y te ayudaremos.

TDAH del adulto

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) se caracteriza por la presencia de un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad e impulsividad. Se inicia en la infancia, con una elevada prevalencia a nivel mundial. Desde los años 70 del siglo pasado se ha observado que el TDAH persiste en la edad adulta en más del 50% de los casos. Se ha asociado a un patrón general de problemas en el rendimiento académico, la adaptación social, familiar y fracaso escolar y laboral, aumento de riesgo de consumo de drogas y problemas legales y un mayor riesgo de presentar trastornos psiquiatricos comórbidos

Distimia

La distimia es un tipo de trastorno del estado de ánimo, donde la persona experimenta síntomas depresivos crónicos, de duración superior al año en el caso de niños y adolescentes, y a dos años en los adultos. Es un trastorno con síntomas leves o moderados y no tiene suficiente intensidad para ser considerado un episodio depresivo, requisito imprescindible para diagnosticar un trastorno depresivo mayor.

Fibromialgia

La Fibromialgia es una afección crónica de etiología desconocida, caracterizada por la presencia de dolor crónico musculoesquelético generalizado, que suele coexistir con otros síntomas, fundamentalmente fatiga y problemas de sueño, pero también pueden estar presentes parestesias, rigidez articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, ansiedad y depresión, problemas de concentración y memoria.El curso natural es crónico, con fluctuaciones en la intensidad de los síntomas a lo largo del tiempo. Puede ocasionar importantes consecuencias en el estado de salud y la calidad de vida de la persona que la padece.